¡Envíos gratis en península a partir de 50€!

¿Quién inventó la copa menstrual?


La menstruación es cosa de mujeres… ¿o no? 

 

Para conocer la historia de la copa menstrual nos remontaremos a finales del siglo XIX, ya que fue sobre 1867 cuando se vieron los primeros accesorios similares a la copa menstrual o que cumplían su misma función.

Sin embargo, no fue hasta 1930 cuando L. J. Goddard presentó la primera copa menstrual. Unos años más tarde, otra mujer, Leona Chalmers, actriz estadounidense, patentó el “receptor catamenial” el 3 de agosto de 1937 fabricado con goma primero y caucho vulcanizado después.

 

periódico-mujer-invento-copa-menstrual

 

La copa menstrual tuvo una discreta aceptación y supuso una revolución para bien y para mal. Por aquella época se la relacionaba con un cambio de costumbres que la sociedad no estaba dispuesta a admitir. Genitales y menstruación, ¡qué barbaridad era aquella de tocar la sangre con tus propios dedos! ¿Os suena?

Además, un doctor, Earle Haas, patentó en aquella misma época el tampón bajo un nombre que seguramente te suene: Tampax. A él se sumó la empresa Kimberly-Clark, que por aquel entonces, junto a su amigo Walt Disney, produjo un documental sobre la menstruación que distribuyeron por todos los colegios del país. La guerra de marketing fue tal, que acabó consolidando esta alternativa como la preferida por las mujeres.

 

patente-tampax-año-1931-glupcup

 

La copa menstrual volvió para quedarse

 

En los años 60, las copas menstruales reaparecieron, pero no fue hasta los años 80 cuando irrumpieron con fuerza, esta vez fabricadas en látex, mucho más cómodas que las de sus predecesoras.

En los 2000 las ventas subieron gracias a la creación de varias marcas y al cambio de mentalidad en las mujeres, ya no les importaba estar en contacto con su cuerpo y con su sangre.

 

Ilustración-Leona-Chalmers

 Ilustración de Michelle Dersdepanian

 

Actualmente, encontramos en el mercado copas menstruales de todos los colores, texturas y tamaños. Las mujeres hemos dado un paso al frente y cada vez somos más las que nos atrevemos a confiar en la única alternativa que respeta nuestro cuerpo. ¡Gracias Leona por pensar en Eva!

0 comentarios

  • ¡Su comentario se ha compartido con éxito! ¡Gracias!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados