¡Envíos gratis en península a partir de 50€!

¿Cómo usar la copa menstrual por primera vez?


Muchas de vosotras os vais a lanzar a usar la copa menstrual por primera vez con GlupCup! y no podemos estar más agradecidas. Es un gran paso para todas las mujeres que llevamos conviviendo con los estereotipos de la menstruación tantos años, pero por fin tenemos ante nosotras una alternativa que cuida de nosotras y del planeta.

Sabemos que tenéis muchas dudas, la mayoría resueltas en el manual GlupCup! que os entregamos junto a la copa cuando la compráis. Sin embargo, queremos que estéis totalmente tranquilas y decididas cuando la utilicéis por primera vez, así que vamos a repasar las dudas más importantes para que la primera vez con la copa menstrual sea todo coser y cantar.

manual-glupcup

1. Cómo saber mi talla de copa menstrual

La principal norma que nos hará elegir una copa u otra es el hecho de haber dado a luz. Si no has tenido nunca un parto vaginal o has tenido un parto por cesárea sin dilatación, te corresponderá la talla S. De lo contrario, tu talla será la L.

Esto quiere decir que, aunque tengas un sangrado abundante, tu talla seguirá siendo la pequeña. La solución en este caso será cambiarte la copa menstrual más a menudo. Lo ideal es que al principio te cambies la copa cada tres horas y vayas midiendo la cantidad de sangrado hasta dar con tus tiempos. ¡Te sorprenderá ver lo poco que sangras en comparación a lo que veías en los tampones!

Echa un vistazo a nuestro post sobre la talla de la copa menstrual.

2. Cómo esterilizar la copa menstrual

Llega el momento de usar la copa menstrual por primera vez, pero antes debemos esterilizarla. Para esterilizar la copa menstrual basta con dejarla en agua hirviendo durante 3 minutos, para ello puedes utilizar nuestro esterilizador (lo encontrarás en la cajita GlupCup! y puedes meterlo en el microondas). ¡Nunca utilices la copa menstrual sin haberla esterilizado antes!

Una vez lo hayas hecho, está lista para ser colocada. Entre cambio y cambio durante el ciclo menstrual, solamente tienes que aclararla con agua y volver a introducirla. Una vez finalice tu regla podrás esterilizarla inmediatamente o justo antes de volver a usarla un mes después. Esto quiere decir que solamente deberás esterilizarla una vez entre ciclo y ciclo (una vez al mes).

Como esterilizar la copa menstrual

3. Cómo colocar la copa menstrual

Práctica, práctica y más práctica.

Nuestro consejo para colocar la copa menstrual por primera vez es que lo hagas cuando no tienes la regla. Al contrario que los tampones, la copa está fabricada 100% de silicona médica, lo que significa que no absorbe tu flujo vaginal por lo que puedes utilizarla siempre que quieras, tengas o no tengas la regla, porque no reseca la vagina. De hecho, siempre que creas que te va a venir la regla, puedes ponértela y así vas segura.

Al grano, para introducir la copa menstrual en tu vagina basta con doblarla en una de las tres formas que te recomendamos en este post. Para empezar, la mejor es “el cohete”, pero “la media luna” es la que se abre más fácilmente en tu interior. Si quieres, humedécela para que entre mejor.

Utiliza la postura con la que más cómoda te sientas (de pie, sentada, en cuclillas, etc). Después, introdúcela hasta que esté en el interior por completo y pasa un dedo por las paredes vaginales para comprobar que no haya ninguna doblez y quede bien pegadita a ellas. También puedes girarlalevemente para notar si se hincha y se queda bien agarradita.

¡Muy importante chicas! Es nuestro cuerpo y vamos a tener que meternos los dedos y mancharnos un poquito si queremos que la copa funcione bien. ¡Tócate, conócete y quiérete!

Formas de colocar la copa menstrual

4. Cómo saber cuándo tengo que quitar la copa menstrual

Empieza cambiándote la copa cada 4 horas, y según el día y el flujo menstrual acumulado sabrás cuánto debes estar con ella puesta. Puedes cambiarla por la mañana y por la noche, ¡pero nunca debes llevarla puesta más de 12 horas!

Después de 5 a 12 horas (según tu flujo menstrual), tendrás que quitar la copa. Ponte en una postura cómoda, localiza el tirador y presiona la base de la copa para deshacer el vacío (truquito: empuja como si quisieras hacer pis). Mantenla boca arriba para que no se salga nada y... ¡listo! ¿A que no era tan difícil?

Las primeras veces, intenta hacer todo esto en la ducha para sentirte más segura y comprobar que no se mancha nada el suelo.

Después, límpiala y vuelve a colocártela. ¿Recuerdas cuando probaste el tampón por primera vez y te desesperabas? Con la copa tendrás que tener la misma paciencia; date tiempo, no tengas prisa y confía en ella porque, por muy complicado que parezca, ¡acabará solucionándote la vida!

0 comentarios

  • ¡Su comentario se ha compartido con éxito! ¡Gracias!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados